Cinco Apegos que Superar

CINCO APEGOS QUE SUPERAR

 

Vivir es conectarnos con todo lo existente.

Al iniciar la despedida de la vida comenzamos reconociendo y trabajamos el des-vivir, entregando y agradeciendo lo que hemos vivido

 

 Boa.jpg

Apego significa aferramiento, fijación. Eso es lo que nos hace sufrir., Despego no es irresponsabilidad es dejar ir, soltar la fijación,

 

 

LOS SABORES

Los cinco sentidos: gusto, tacto, vista oído, y olfato,  son las maneras que naturalmente nos aferramos a la vida. Todo lo que nos gusta, el  automóvil, el agua caliente al bañarnos, la cama agradable que nos cobija, el café caliente, un buen guiso, las sabanas limpias, la buena conversación, libros, masajes, perfumes computador (ordenador) , la lavadora eficiente, los pañales desechables, el Mall, el supermercado, casi todo lo sensible y agradable  en general nos sirve de soporte cómodo al vivir nos provoca apego desde la tierna infancia. Al quedarnos fijado y pegados, nos duele dejarlo ir, soltarlo.  

 

 

LOS AMORES

Los seres queridos a quien queremos o nos quieren son la fuente más fuerte de aferramiento y apego emocional. La madre, los hijos, la pareja, los amigos y amigas queridos. Quienes sean los que nos han cuidado o gratificado. Nos duele despedirnos, alejarnos, dejarlos. Al morir debemos partir sin ellos. Viajar a al otra dimensión sin su compañía. El aferrarnos emocionalmente nos duele, nos hace sufrir.

 

 

LOS HONORES

El prestigio ganado, los diplomas o títulos, distinciones, la posición social, el rango de clase de oficio o profesión, el , el respeto ganado o la admiración social,   y el honor en general es lo que nos provoca gran apego del que nos cuesta despegarnos. Antes de morir y partir emocionalmente debemos dejar esto como un pesado obstáculo o fardo que nos ata a la tierra. No podemos llevar esto al más allá, por eso desapegarnos y soltarlo antes de morir es muy importante.

 

 

EL CUERPO

Desde la infancia lo acunamos, lo limpiamos, lo nutrimos y lo embellecemos. Casi llegamos a creer que somos nuestro cuerpo. Nos dueles las inyecciones, nos dan miedo los accidentes y los golpes. Lo protegemos., Y esta bien es un vehiculo sagrado de la conciencia, de millones de años de vida evolutiva. Es maravilloso. Sin embargo al morir debemos dejarlo. Tenemos un inmenso apego al cuerpo es nuestra casa. La vejez nos anuncia su declinación: vemos menos, escuchamos menos, nos cuesta movernos mas. Es un anuncio de la vida que debemos ir dejando este vehiculo, el cuerpo. Es sagrado pero debemos entregarlo también antes de partir Y debemos superar ese apego también.

 

 

 

LA SEGURIDAD Y LA CERTEZA

Finalmente en la vida adulta hemos valorado la seguridad, la certeza. La muerte se anuncia como inseguridad y su vanguardia es el miedo. No sabemos cuando va a ocurrir, como va a ocurrir, y cómo nos iremos. Eso nos asusta. Para morir bien, debemos entregar esta certeza y disolvernos en el amor y la bondad infinita de la sabiduría, que es nuestra casa eterna. Podríamos decir que venimos de Dios y volvemos a Dios. Un no creyente o agnóstico lo puede decir de otra manera. No importa.

 

Estos cinco apegos son los más importantes, los que cuesta mas superar. Tal como los hijos cuando son pequeños los criamos y protegemos, al ser mayores y adultos tenemos que des-hijar y soltar. Antes de irnos de esta vida podemos trabajar estos cinco apegos y aprender a soltar, trascender. Eso nos permite irnos en paz y agradecidos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Gustavo Jiménez Lagos

Santiago de Chile.

 

|

Comentarios

Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar